Flores de Bach y Aromaterapia

Seleccionamos aquellas flores que se consideran vitales para cada persona.

personalización

Flores de Bach

Flores de Bach 
En palabras del Doctor Edward Bach, la terapia floral consiste en un remedio para el alma. La terapia floral nos llega desde Inglaterra, a principios del s.XX, dónde el Dr. Bach descubre 38 flores. Cada una de ellas refleja una emoción, una actitud y unos pensamientos. A pesar de que la descripción de las flores esté en negativa para que sea más fácil de apreciar, no existe ninguna flor que sea mala o negativa, y la mayoría de nosotros pasamos por las 38 flores a lo largo de nuestra vida y en más de una ocasión. "Mediante la anamnesis o entrevista, seleccionamos aquellas flores que se consideran vitales para cada persona. No existe un plazo determinado de tiempo para la terapia floral, ya que cada persona evoluciona de una manera diferente" No obstante, hay veces en las que las emociones permanecen estancadas y ese flujo de emociones cesa para quedarnos inmóviles en ciertas actitudes. El Dr.Bach creía que ese tipo de actitudes podían alterar el equilibrio entre la salud y la enfermedad, y de ahí que las flores de Bach nos ayuden a encontrar de nuevo nuestro camino.

Aromaterapia

Los aceites esenciales son el resultado de la destilación al vapor de las partículas aromáticas que poseen ciertas plantas. Los aceites esenciales contienen “el alma” de las plantas y es por ello que es muy importante la utilización de aceites esenciales quimiotipados y de buena calidad, con el fin de asegurarnos de que contienen todos sus principios activos a la vez que evitamos posibles problemas de toxicidad.

"La aromaterapia es una disciplina terapéutica utilizada desde tiempos remotos que hace uso de los aceites esenciales, aceites vegetales e hidrolatos para devolver el equilibrio tanto físico como mental a quien lo utiliza"


Disponemos de diferentes métodos de utilización de los aceites esenciales. El más rápido, la vía olfativa. Nuestro olfato capta la información de las partículas odorantes y las transmite al cerebro a gran velocidad.

Una segunda vía es el uso tópico, sobre la piel o el cabello. Para ello en la mayoría de los casos recurriremos al uso de aceites vegetales, como el argán o la rosa mosqueta entre otros, que además de ser grandes transmisores de los aceites esenciales, complementarán la eficacia de éstos.

 

Por último, la vía interna reservada únicamente a especialistas y siempre bajo control. La escuela francesa en aromaterapia es la gran pionera de éste método y es por ello que cada vez encontramos más productos elaborados con aceites esenciales.

Os invitamos a que conozcáis más de cerca los grandes beneficios que nos pueden ofrecer éstos pequeños frasquitos y os envolváis en la atmósfera wellness que proporciona la aromaterapia. 

Apostamos por productos procedentes

de la agricultura ecológica y alimentos de origen vegetal